Servicio de Pesca y Vida Silvestre le cuesta millones de dólares a la AEE y más riesgos a las comunidades

de Casa Pueblo de Adjuntas, 16 de octubre de 2011

Adjuntas – Con pleno conocimiento de que el gasoducto fue presentando de manera fragmentada e incompleto, que no tiene gas y a sabiendas de que otras alternativas de menor impacto ambiental están disponibles, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre (FWS, en inglés) facilitó un posible endoso final de este inverosímil proyecto, sentenció el director de Casa Pueblo, el ingeniero Alexis Massol González.

“Las acciones de FWS colocan a la agencia en complicidad con los proponentes de la Vía Verde. Gracias a FWS continúa la extensión de contrataciones millonarias de fondos públicos para atender peticiones de la agencia sobre un proyecto trunco”, agregó el líder de Casa Pueblo.

“Ante el escándalo del gasoducto y todas las contrataciones que provocan alzas en las factura de energía eléctrica, FWS viene ahora a lavarse las manos como Pilatos para distanciarse de un proyecto nefasto a los recursos naturales y su gente. Es muy tarde, son parte del problema por viabilizar la mala propuesta del gobierno” agregó el ingeniero Massol González.

En días recientes, FWS inició una campaña mediática para aclarar su responsabilidad en el proceso de evaluación del gasoducto. Esta acción responde a las fuertes críticas de científicos y organizaciones comunitarias que han descrito como ‘bochornosa y anti-científica’ la opinión biológica de la agencia.

Aunque FWS no endosa ni da permisos de construcción, sus acciones allanan el camino para el permiso final en manos del Cuerpo de Ingenieros en Jacksonville, Florida. “La ruta ha sido modificada en múltiples lugares alejándola del hábitat crítico de especies protegidas, pero acercándola a las comunidades y en el caso de Peñuelas contiguo al vertedero. Este cambio agrega nuevos riesgos de explosión a la tubería”, agregó por su parte el portavoz de la Comisión Técnica y Científica de Casa Pueblo, el doctor Arturo Massol Deyá al describir que los vertederos son fuentes de generación de metano, el mismo gas explosivo que iría por dentro de la tubería.

La opinión biológica consigna el impacto del gasoducto sobre al menos tres especies en peligro de extinción. Sin embargo, su propia evaluación contradice la posición original de la agencia que cuestionó la selección de alternativa y la presentación de la AEE de un proyecto incompleto. “Esto es como evaluar el daño a especies amenazadas por un proyecto sin propósito, es como viabilizar la construcción de un edificio residencial multipisos sin escaleras, ni baños, ni cocina, es decir, facilitar la construcción de un proyecto que no puede cumplir su objetivo”, continuó el portavoz de Casa Pueblo.

La ruta se extiende ahora por casi 100 millas en lugar de 92 millas. Estas modificaciones son excusa grata para el gobernador Fortuño promover el primer ‘change order’ del proyecto adjudicando más de un millón de dólares a su amigo de Ray Engineers para rediseñar el gasoducto sin gas. Ray Chacón ya goza de $10.6 millones en contratos de Vía Verde mientras New Star Acquisition se encarga de desalojar a residentes en Utuado y Adjuntas cobijado también bajo nuevas contrataciones.

Las ocho millas adicionales de tubería  representa casi un 10 por ciento de aumento en los costos finales del proyecto. “Los bonos de $80,000 de Miguel Cordero son una centavería al lado del impacto económico a la AEE de estas contrataciones multimillonarias”, añadió Massol padre.

Según FWS, otro logro de su gestión se traduce en reducir a sólo 8 acres de destrucción directa del hábitat crítico del Guabairo en la zona de Peñuelas. “Ni una pulgada de daño al hábitat crítico de una especie protegida es aceptable para un proyecto sin causa”, continuó el portavoz de la Comisión Técnica y Científica quien sostuviera una prolongada reunión con los directivos de la agencia en días recientes.

Estas realidades son conocidas por la agencia federal así como la necesidad de evaluar las consecuencias de posibles gasoductos colaterales en al menos tres válvulas de interconexión. Igual reconocen que la entrada de barcazas con gas natural licuado al terminal de EcoEléctrica excederá los 25 buques autorizados colocando en riesgo a especies de mamíferos marinos protegidos por leyes federales. Aunque señalado por la propia agencia, nada se hace para incluir esta realidad en el análisis de posibles daños.

Según el dasónomo Edgardo González, “el problema de FWS es que consideran las especies de manera aislada y sin pensar en el ecosistema a impactarse por lo que este enfoque limita el potencial de recuperación de especies amenazadas. Que una especie no esté físicamente en un lugar, no significa que el lugar no sea importante para esa especie”.

Por otro lado, FWS acepta que ‘no son ingenieros’ por lo que su análisis se basa ciegamente en los argumentos de los proponentes como construir linealmente por pendientes de más de 50 grados. Las pendientes de la ruta requerirán abrir nuevos accesos y la construcción de terrazas. Estas realidades no fueron consideradas lo que hace del estudio biológico uno ingenuamente incompleto.

FWS reclama jurisdicción limitada faltándole a su responsabilidad de velar por la protección de los recursos naturales de esta Isla, según el más reciente intento de la agencia de justificarse.

El propio gobierno de Fortuño aceptó que ha invertido casi dos millones de dólares en cabilderos para presión política en agencias federales incluyendo FWS. De documentación liberada por esta agencia, igual se desprende que el propio gobernador ha intervenido directamente en el asunto. Aunque FWS niega el efecto de presiones externas, los actos de la agencia muy bien son armoniosos con la petición de Fortuño.

Queda aún para la evaluación de FWS el Plan de Manejo de Humedales y cuerpos de agua que no ha sido presentado a la agencia. Este plan es crítico para determinar el efecto del gasoducto sobre 235 ríos y quebradas, cerca de 60 kilómetros de humedales y la zona del Gran Acuífero del Norte.

Lo que FWS no puede proteger, el pueblo lo va a defender. El domingo 6 de noviembre, diversos sectores opositores al gasoducto junto al congresista puertorriqueño Luis Gutiérrez se reúnen en Casa Pueblo de Adjuntas para consolidar las estrategias que buscan detener el derroche de fondos públicos que provocan alzas en el ajuste por combustible. La convocatoria es abierta al país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *