Casa Pueblo con luz propia

Alexis Massol González para El Nuevo Día / 14 octubre 2014

“¡Nos ladran, Sancho, señal de que avanzamos!”. Esta cita genial, sin embargo, no aparece en el texto de “Don Quijote de la Mancha”. Lo cierto es que por no detenerse Casa Pueblo ante los ladridos y avanzar con proyectos de autogestión, se repite la agresión. Intentan difamar en el ánimo de dañar y causar menoscabo a nuestro honor, dignidad y reputación.

La pregunta es, ¿qué agenda tienen? Quienes difaman editorializan que el Gasoducto del Sur y del Norte “eran y siguen siendo la solución correcta” y promueven la explotación minera en el corazón de la Isla. Por eso intentan destruir el manejo comunitario del Bosque del Pueblo, donde está el yacimiento principal de cobre, oro y plata. Intentan romper la cohesión; el abrazo solidario que tenemos con distintos sectores que marchan por rutas de alternativas, sustentabilidad y esperanzas.

Para junio del 2010 me visitó el entonces secretario del Departamento de Recursos Naturales. Solicitaba apoyo institucional para Vía Verde. Mi respuesta fue que, de ser bueno, lo endosaríamos y, de no serlo, lo rechazaríamos, como sucedió.

Por eso nos difaman. Porque luchamos y derrotamos junto al pueblo malos proyectos en los que sólo era factible enriquecer a unos pocos. Tratan de mancharnos porque nuestra misión y compromiso por la “patria geográfica” es inquebrantable, donde Casa Pueblo representa una muralla de dignidad.

Casa Pueblo es una organización independiente. Nuestra relación con Recursos Naturales es de buena fe, pensando siempre en el bien común de nuestro pueblo. Cuando recibimos el Premio Internacional Goldman, equivalente al Nobel del ambiente, la Cámara de Representantes nos rindió homenaje. Al recibirlo, presentamos el proyecto de ley que establece un fondo nacional de $20 millones y otros tantos recurrentes para que Recursos Naturales compre, gestione y conserve áreas de alto valor ecológico. Lo redactamos, lo defendimos y se aprobó en el 2003. Al presente, Recursos Naturales debe haber recibido unos $45 millones a raíz de esa legislación. ¿Cómo el Gobierno ha manejado estos fondos?

Hace meses, un incendio malicioso destruyó parte del Bosque del Pueblo justo cuando se discutía en la Legislatura el proyecto del Bosque Modelo. De inmediato, activamos nuestra Comisión Técnica y Científica y a voluntarios. Contribuimos significativamente en el plan de recuperación. Los árboles sembrados -cerca de un millar- fueron todos donados.

Al presente, el 95% de ellos crece exitosamente mientras en otros escenarios apenas se logra un 40% a 70% de sobrevivencia. Expertos indican que este esfuerzo de restauración, como poco, le costaría a Recursos Naturales más de un millón de dólares. Igualmente, por los últimos 18 años se utilizan nuestras instalaciones gratuitamente como centro de visitantes para los bosques del Pueblo y La Olimpia. Estas son contribuciones que hacemos donde no media el dinero.

¿Existen otras razones para la difamación? Sí. Diseñamos el proyecto del Bosque Modelo y lo defendemos. Proyecto de gobernanza compartida hacia un desarrollo sustentable en la agricultura, turismo y las comunidades. ¿Qué pasó con él? Duerme en la Cámara de Representantes, secuestrado por unos adentro y otros afuera que tienen intereses, egos y otros asuntos nebulosos.

¿Otras razones? Claro. Les encanta tener al pueblo de rodillas para manipular y controlar. Saben que desarrollamos el Bosque Escuela y que a la Red Iberoamericana de Bosques Modelo le interesa replicarlo en 15 países iberoamericanos. Y eso les molesta porque es un triunfo del pueblo.

¿Por qué nos difaman? Porque creamos una emisora comunitaria, una escuela de música, un mariposario y el Café Madre Isla, que da independencia económica para poseer voz propia y romper la dominación de partidos y políticos. Ahora impulsamos la creatividad universitaria para una transformación del alumbrado público que evitará se quemen cientos de miles de barriles de petróleo o el equivalente a millones de dólares anuales en combustible. ¿Por qué nos difaman? Porque tenemos proyectos de luz, que contribuyen a la transformación de la Patria.

ENDI14oct2014